Productos de montaje

Productos complementarios de Sikkens Wood Coatings – porque una madera cuidada dura más. Montar puertas y ventanas de forma profesional y limpiar y cuidarlas periódicamente son condiciones indispensables para que sus clientes puedan disfrutarlas durante mucho tiempo. Además, de que se amplían los intervalos de mantenimiento.

 

La protección correcta para ventanas de madera
Para evitar que durante los trabajos de construcción, enlucido y pintura se produzcan daños o se manchen los marcos, las hojas y los cristales de las ventanas, estos se deben proteger adecuadamente. Las láminas y cintas adhesivas usadas no deben contener ni plastificantes ni disolventes, además de ser resistentes a la radiación UV y las inclemencias climatológicas (p. ej. tesa 4438). Los elementos de madera no se deben mantener cubiertos durante más de dos semanas, ya que en caso contrario, se puede producir una acumulación de humedad dañina en la madera. Todos los trabajos de enlucido y pintura deben finalizar antes de tres meses tras la instalación.

 

Mantenimiento del revestimiento de la superficie
Regularmente se deben realizar tareas de mantenimiento en el revestimiento de las ventanas de madera. Dependiendo de la situación de montaje, recomendamos realizar tareas de mantenimiento cada 4 a 5 años en el caso de revestimientos opacos, y cada 2 a 3 años en el caso de revestimientos translúcidos. Para ello tiene a su disposición los productos base agua y respetuosos con el medio ambiente de Sikkens Wood Coatings.

 

Mantenimiento
Incluso con los productos de máxima calidad se pueden presentar defectos en contadas ocasiones. Para que estas se puedan rectificar rápidamente es necesario considerar algunas cuestiones. Es importante que se cumplan las recomendaciones para el cuidado y el mantenimiento, además de comprobar anualmente si el revestimiento de la superficie presenta daños mecánicos. Es obligatorio que los desperfectos, incluso pequeños, se reparen inmediatamente de forma profesional y que se deje constancia de dichas reparaciones para el caso de que se produzcan daños importantes. Esto significa concretamente que si durante el mantenimiento se detectan pequeños desperfectos en el revestimiento, estos se deberán rectificar inmediatamente con el fin de evitar la propagación del daño y asegurar la persistencia del revestimiento protector. Para el mantenimiento es necesario repasar siempre las zonas afectadas de junta en V a junta en V. Las áreas del revestimiento que presenten escamas deben eliminarse y la madera de debajo lijarse hasta que no queden zonas ensombrecidas. Los revestimientos viejos con buena adherencia solo se deberán lijar ligeramente. El pintado de mantenimiento se podrá aplicar con brocha sobre la superficie ya limpia, seca y con capacidad portante utilizando los productos de mantenimiento adecuados.